La figura del expedidor conocido nace de garantizar la seguridad de la carga aérea. Con este fin, se crea el modelo RAKC (Regulated  Agent and Known Consignor) en el que todos los que participan en la cadena de suministro son considerados seguros. En el modelo la idea de carga conocida procede de:

  • Una carga que se origina en un expedidor conocido.
  • Una carga desconocida pero que ha sido controlada con los medios y recursos de las autoridades.

El expedidor conocido es de carácter voluntario y aplica tanto a fabricantes, almacenistas, traders, …

El protocolo recoge requisitos relacionados con la responsabilidad en seguridad, medidas y procedimientos internos, criterios de contratación del personal, plan de formación y auditorías.

El sistema tiene que ser certificado por AESA (Agencia Estatal de seguridad Aérea) y exige formación impartida por este organismo.

Beneficios

  • Evitar estar sujeto al 100% de inspecciones físicas.
  • Ahorro en costes de inspecciones.
  • Reconocimientos internacionales de la condición de expedidor conocido.
  • Documentación de los procesos. Establece las bases en la gestión de la seguridad.
  • Acceso a las mejores prácticas de seguridad.
  • Integración con otros certificados. Es integrable con otros protocolos y sistemas de gestión.

Herramientas

  • Diagnóstico de situación.
  • Reingeniería de procesos.
  • Mediciones del nivel de seguridad.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicar comentario