Lean Service es una filosofía de gestión enfocada en la mejora continua de los procesos de las organizaciones del sector Servicios (cliente externo), así como de los procesos soporte de las empresas industriales (cliente interno), por tanto, es de aplicación a cualquier empresa.

La metodología Lean Service permite optimizar la calidad, eficiencia y nivel del servicio, mejorar la productividad en la organización y la reducción del tiempo de ciclo del servicio y el tiempo de respuesta, y disminuir la cantidad de recursos utilizados.

Generalmente con la aplicación de esta metodología se obtienen unos resultados significativos y el retorno de la inversión es muy corto.

Los aspectos clave son:

  • Definir la cadena de valor, visualizando el proceso en su conjunto, de principio a fin, para identificar lo que aporta valor al cliente y eliminar el resto.
  • Crear un flujo continuo en el suministro del servicio, aumentando la frecuencia y velocidad en la entrega del servicio.
  • Adaptar los recursos para prestar el servicio al volumen y ritmo de la demanda. Responder a las fluctuaciones en la prestación del servicio con la necesaria flexibilidad.

Beneficios

  • Optimización de la cadena de valor de los procesos.
  • Aumentar la implicación de los responsables, mandos intermedios y trabajadores a través de la mejora de los sistemas de comunicación y la participación activa en la mejora.
  • Mejorar la percepción del cliente respecto al servicio.
  • Mejoras organizativas y de la gestión empresarial.
  • Aumento de la productividad.
  • Reducción de costes.
  • Reducción del Lead Time de procesos.

Herramientas

  • Análisis del valor del cliente (VSM)
  • Estandarización.
  • Análisis de Pareto.
  • Flujo continuo.
  • Poka Yoke.
  • Tablas de polivalencia. Empleados multitarea.
  • Equilibrado de puestos de trabajo.