Utilizamos cookies analíticas de terceros para realizar un seguimiento del usuario en su visita a nuestra página web. Puede consultar más información aquí
Inicio >> Boletines >> Número 01 >> Las auditorías de segunda parte y la selección de proveedores << Volver

empresa

04/06/2014

Las auditorías de segunda parte y la selección de proveedores

Las auditorías de segunda parte son las realizadas por un cliente para la evaluación del desempeño de su proveedor, ya sea como herramienta para la selección previa a la compra o para verificar el cumplimiento de los requisitos acordados en una relación contractual previa.

Las auditorías se suelen centrar en aspectos relacionados con el producto, como la calidad e inocuidad alimentaria, requisitos de las plantas de producción, evaluación de los procesos tecnológicos, detección de posibles problemas o fallos en el servicio y más recientemente contemplan otros aspectos como la responsabilidad social, seguridad en la información y la gestión medioambiental de la compañía sujeta a evaluación.

Esta es una práctica cada vez más habitual, ya que las empresas, independientemente de su tamaño y de los productos que fabriquen o comercialicen, se “juegan mucho” a la hora de seleccionar a los proveedores, y es fundamental no descuidar los procesos de homologación y evaluación de sus proveedores “clave” o que más incidencia puedan tener en la fabricación de sus productos o en el servicio que ofrecen a sus clientes.
 
De esta manera es importante no seleccionar un proveedor u otro únicamente basándose en un buen precio y aprobación de una muestra y ficha técnica, es necesario ir más allá, contando con una evaluación independiente y veraz que permita tomar decisiones acertadas y que aseguren el trabajo con proveedores “fiables”, y por tanto con garantías de un suministro y servicio conforme a las condiciones acordadas.

La otra cara de la moneda de las auditorías de segunda parte es la preparación de dichas auditorías, cada vez más exigentes y con un ámbito más amplio, ya que grandes multinacionales como Walmart o Tesco disponen de protocolos específicos que abarcan desde la calidad del producto hasta la seguridad en la información, responsabilidad social y gestión medioambiental.

Aun estando claros los beneficios de la realización de auditorías de segunda parte a los proveedores, así como estar en disposición de pasarlas con buena nota por parte de los clientes (por la diferenciación que representa respecto a los competidores), esta práctica no se encuentra muy extendida entre las empresas de mediano-pequeño tamaño, debido fundamentalmente a la falta de recursos internos disponibles, pues implica tener personal con la dedicación, formación, aptitudes y experiencia necesaria para realizar y/o superar estas auditorías de manera eficaz.

Una solución a esta falta de recursos, y por la que casi todas las compañías optan (ya sean grandes o pequeñas), es la externalización, de manera que cuentan con equipos multidisciplinares formados, con disponibilidad y con la experiencia necesaria para la realización de este tipo de trabajos, de manera que se consigan los objetivos en los plazos y con el coste previsto.
Desde Superia Consultores, estamos realizando estos proyectos con resultados satisfactorios, colaborando estrechamente con nuestros clientes que apuestan por la diferenciación y la apertura a nuevos mercados cada vez más exigentes.

Ana Ferrer Martínez 

a.ferrer@superia.es