Utilizamos cookies analíticas de terceros para realizar un seguimiento del usuario en su visita a nuestra página web. Puede consultar más información aquí
Inicio >> Boletines >> Número 01 >> La nueva Norma ISO 9001 para el 2015 << Volver

Calidad

04/06/2014

La nueva Norma ISO 9001 para el 2015

Aunque ahora está en fase de borrador, la nueva Norma ISO 9001 se perfila con algunos cambios importantes, aunque sería más apropiado referirse a ellos como avances significativos. Con seguridad no va a ser un mero trámite de revisión, como el sucedido en otras ocasiones.

Por un lado están las modificaciones formales en cuanto a la estructura de la Norma para facilitar su integración con otros modelos de gestión, el uso de una terminología que facilite la compresión y mayor adaptación al uso de nuevas tecnologías.

Pero la “metamorfosis” real está en la incorporación de dos conceptos fundamentales como son la gestión de riesgos y la atención de los requisitos de todas las partes interesadas.

El borrador promueve que se realice un análisis inicial de riesgos internos y externos que permita tomar decisiones y enfocar la planificación de la Calidad. Además, el concepto riesgo hay que entenderlo en sentido negativo y positivo, es decir, también hay que analizar las oportunidades que se le ofrecen a la organización.

En cuando al término parte interesada, stakeholder es la palabra que aparece en el borrador, se requiere dar respuesta a sus necesidades y expectativas. Esta ampliación en el alcance implica que haya que considerar no solo a los clientes y a la Administración por el cumplimiento de requisitos legales, sino que se tengan en cuenta a empleados, acreedores y proveedores, sociedad, propietarios, distribuidores, usuarios y consumidores,…

El resto, son cambios a tener en cuenta pero de menor impacto, que habrá que valorar cómo se concretan en la Norma definitiva prevista para el otoño de 2015. Por tanto, solo queda esperar vigilantes, pero confiados en que surja una verdadera herramienta de gestión para las empresas y que se retome el prestigio que debería tener el disponer de un certificado de calidad ISO 9001.

José Sala Marín


j.sala@superia.es