Utilizamos cookies analíticas de terceros para realizar un seguimiento del usuario en su visita a nuestra página web. Puede consultar más información aquí
Inicio >> Boletines >> Número 03 >> Nueva versión del protocolo BRC Food << Volver

seguridad alimentaria

26/02/2015

Nueva versión del protocolo BRC Food

El pasado 7 de enero se publicó en la web del British Retail Consortium (BRC) la versión 7 del protocolo aplicable a los fabricantes de alimentos. El estándar está disponible en español, en esta ocasión de manera gratuita, en el apartado de “Bookshop” de la web.

Esta versión trae cambios, por un lado nuevos requisitos y por otro, cambios en el sistema general de clasificación. Empecemos por esto último, ya que puede afectar al nivel que aparezca en su certificado. De manera general, y como cambio más significativo, es destacable que en esta ocasión el nivel A ha quedado dividido en 2 partes (AA o A) dependiente de si ha obtenido menos de 6 o 10 no conformidades menores, por otro lado el número de no conformidades para obtener el nivel C se ha rebajado, pasando de 20 a 16 no conformidades menores, lo que se traduce a auditorías semestrales.

A nivel de requisitos, no sólo trae cambios en la redacción de algunas cláusulas, como los cambios en la clasificación de zonas de riesgo, sino que también contiene una serie de nuevos requisitos, consecuencia de los cambios legislativos y a la vista de los últimos acontecimientos en cuanto a inocuidad alimentaria se refiere, todos tenemos en el recuerdo reciente el famoso caso de la carne de caballo.

No es objeto de esta ocasión realizar una comparación exhaustiva de las diferencias entre la versión 6 y 7, pero sí me gustaría comentar brevemente los que considero que suponen los cambios más destacables y que van a suponer un mayor esfuerzo en la adaptación:
  • Incorporación de un módulo relacionado con el fraude de alimentos, siendo necesario identificar aquellas materias susceptibles de adulteración y establecer los mecanismos necesarios para garantizar la autenticidad de dichas materias.
  • En cuanto a la trazabilidad en esta ocasión es necesario mejorar el conocimiento del sistema de trazabilidad de los proveedores e incorporar este aspecto como uno clave en el sistema de homologación y evaluación de nuestros proveedores.
  • De cara a la homologación de proveedores, dejan de tener importancia los cuestionarios de homologación, priorizando la disponibilidad de sistemas de seguridad alimentaria certificados, o bien realizando auditorías de segunda parte realizadas por personal interno de la empresa o subcontratado, para la homologación y reevaluación de los proveedores.

La versión 7 será certificable a partir del 1 de julio de 2015, por lo que las empresas que tengan programadas sus auditorias de certificación después de esta fecha deben ponerse ya manos a la obra en cuanto a la implantación de los nuevos requisitos.

Como siempre los cambios de versión nos ofrecen una buena oportunidad para revisar nuestros sistemas de trabajo, de manera que además de implantar los nuevos requisitos tengamos cada vez mejores sistemas de seguridad alimentaria, compatibles con la actividad económica de la empresa y que ofrezcan las mejores garantías a clientes, consumidores y a la propia empresa.

Ana Ferrer, Responsable deAlimentación de SUPERIA consultores

a.ferrer@superia.es